lunes, 30 de julio de 2012

Posted by Vanesa Exposito Alba on 23:40 1 comment

Adoro comer en Tony Roma's, pero tal y como está la economía ahora mismo, no es un capricho que pueda permitirme muy a menudo. Así que he trasteado un poquito por internet y me he propuesto cocinar unas costillas a la barbacoa y unas potato skins que no tengan nada que envidiar a las del famoso Tony. Y lo he conseguido!!!

Aquí os pongo un paso a paso con fotos por si alguien se anima a intentarlo. Aunque yo lo he cocinado todo a la vez, os voy a explicar primero las costillas y después seguiremos con las patatas.

Calentamos el horno a 160 grados durante 10 minutos y, mientras, preparamos las costillas.
Les echamos sal y un poquito de aceite, las tapamos con papel de aluminio y las dejamos que se vayan cocinando poco a poco durante hora y media a 160 grados.
Cuando las saquemos estarán cocidas y jugosas aunque parezca que están un poco crudas.
Ahora las pintamos con salsa barbacoa. Yo he utilizado esta que he comprado en Alcampo porque es la que más me recuerda a la de Tony Roma's.
Las cubrimos por una cara y la dejamos con el horno a 250 grados durante 15 minutos. Las sacamos y repetimos el proceso con la otra cara.
Ahora estarán crujientes por fuera y jugosas por dentro. Sólo tenéis que ver la pinta que tienen...


Y ahora vamos con las potato skins.

Las metemos al horno enteras y mojadas con un poco de aceite hasta que estén tiernas por dentro. Podéis ir pinchándolas con un palillo para comprobarlo.
Mientras se hacen, podemos aprovechar para freir el bacon.
Después las partimos las patatas por la mitad y las vaciamos un poco para dejar hueco para el queso y el bacon. Podemos utilizar la patata restante para otras cosas, como unas croquetas, por ejemplo.
Ahora les echamos sal y las pintamos con aceite por dentro y por fuera con un pincel de cocina. Yo he aprovechado el aceite con el que he frito el bacon. Volvemos a meterlas al horno en una rejilla y les daremos la vuelta después de unos minutos para que se hagan por las 2 caras.
Una vez doraditas, las rellenamos con queso cheddar rallado y los trozos de bacon.




Otra vez al horno. Pero esta vez hay que estar atentos que el queso se funde enseguida. Este es el resultado:

No puedo describir con palabras lo bueno que estaba todo. Así que será mejor que lo comprobéis vosotros mismos. Lleva un buen rato, pero merece mucho la pena.

Bon appétit!!!
Categories:

1 comentarios:

  1. Que buenísima pinta!!! me encanta porque además nos ahorras el buscar las salsas que se parecen a las de tony! hay que probarlo. Una receta perfecta! un besazo

    ResponderEliminar